Biogas

El biogás se forma si las bacterias degradan material orgánico en ausencia de luz y aire. En este proceso los microorganismos descomponen las materias primas en sus ingredientes básicos – como producto secundario se forma metano.

La explotación de biomasa como abono semilíquido o maiz como materia prima ofrece dos ventajas:

El Biogás producido se puede transformar directamente en energía utilizable con la ayuda de unidades de energía total. Los residuos constituyen un fertilizante natural de gran valor.

En general el principio de todas las digestiones anaeróbicas es la misma. El abono y otros productos biomasa son introducidos en un largo y hermético container. En un medio ambiente libre de oxígeno, la bacteria producirá biogas. En la mayoría de containers la materia se calentará para acelerar el proceso.

El biogas producido puedes ser usado para generar calor o electricidad, o ambas. Esta última opción, es la más común. La electricidad generada por el motor de gas puede ser suministrada a la red eléctrica o utilizada para el consumo propio. El calor se utiliza para el digestor y el calor sobrante puede utilizarse, por ejemplo, para calentar el propio edificio.

Untitled Document
Untitled Document